botellón - Otras cosas para el tiempo y la distancia Saltar al contenido

Archivo

Etiqueta: botellón

“Cumpleaños Feliz… Cumpleaños Feliz… Te deseamos todooooooos….”

Y es que… Puestos a cumplir años… ¡De cumpleaños sigue la cosa! La agraciada, esta semanita, ha sido ni más ni menos que nuestra querida María… ¡Muchas felicidades, xiqueta!

El pasado sábado, y tratando de organizar una fiesta sorpresa para la afortunada, quedamos todos en la casa de Euge para llevar a cabo tal misión… “Pan pan… Pan pan pan pan… Pan pan pan pan…” (Intento de imitación de la banda sonora de “Misión Imposible”).

Tras pasar toda la tarde por Elche comprando un teléfono móvil y probando mi pequeño coche, Salva y yo nos dirigimos a la ciudad condal (bueno, a Alicante… Jajaja), ya que a las 21:00 horas (ni un minuto más, ni un minuto menos…) habíamos quedado en la puerta de la Hamburguesería Bowerry’s con el resto, para comprar hamburguesas y sandwiches diversos, para llevar.

21:15… 21:20… Y nada, ahí estábamos los dos… Yo ligando con un abuelo peleón en un paso de peatones y Salva sentado en uno de los pivotes del suelo. El primero en llamar fue Rafa, y acabamos haciendo una improvisada lista de la compra en mi móvil para comenzar con el pedido… Luego llegó Iñaki y, posteriormente, Joaquín, Cristina, Jacobo, Rafa y la otra Vero. Tras recoger la manduca, fuimos corriendo para la casa de Euge; en nuestro caso, rezando para llegar vivos debido a la conducción temeraria de Raymost… Por el camino, encontramos también a Carlos (el novio de la otra Vero).

Subimos rápidamente a la casa de Euge, a ultimar detalles y a apagar las luces cuando Euge hiciese una llamada perdida al móvil de Rafa… Y así fue…

Todos calladitos, con la mano en la boca tratando de contener la risa, (muchas veces, imposible) y soportando el calor debido a que no sé quién había cerrado las ventanas, recibimos a Euge y María… ¡Pobreta ella! Recuerdo que se asustó muchísimo, ya que nos comparaba con un grupo de sectarios que rodeaban la mesa de su salón con una cabra a punto de ser sacrificada en el centro.

La cena ya se celebró sin más anécdotas, excepto la música del portátil de Rafa/mp3 de Jacobo, la famosa “sangría afrutada” de Joaquín o los comentarios a vídeos del youtube de señores con botes de cristal rotos en una “delicada” parte de su cuerpo. Destacar también que, ya con la luz apagada (Uuuuh… -estilo Santi Balmes), nos dedicamos a “play” a un juego de mesa del cual sólo recuerdo que hablaba de vagueo, profesiones y personajillos que se quedaban en tu casa o los enviabas a la del vecino…

A partir de eso, ya nosotros dos, nos bajamos al barrio… A escuchar temas como “Cualquier otra parte” en Voodoo, ese famoso local de pop/indie que fue el primero que visitamos cuando nos hicimos pareja, hace ya más de 9 meses… ¡Te quiero, Salva!

Os dejo con las fotos… Y, de paso, os dejo un enlace a mi nuevo blog: Trabajo Social y Actualidad

¡Saludos y besotes!

Este pasado sábado nos volvimos a juntar… Nos pusimos nuestras mejores galas, ya que la ocasión lo requería y… ¡Celebramos el cumple de Carlos e Iñaki! Tras haber problemas con la reserva (porque éramos muchos los que queríamos hacer acto de presencia), Carlos consiguió una gran mesa (y otra más pequeña) en el Fresc-Co, céntrico restaurante de Alicante, muy bien ubicado y donde se pueden comer lechugas,pasta, helados y demás cositas verdes, jejeje.

Como no, nosotros dos, como buen par de pelochos que somos, volvimos a llegar tarde… Que si “Vero, te dejo el coche un rato…” (que fue una vuelta y ya está, no te las des de generoso… Jajaja), que si “Vero, vamos a hacer la compra a Mercalicante…”, que si “Vero, vamos a llevar la compra a casa… Que el coche con peso no va…”, que si “Vero, vamos al centro a intentar aparcar…”, etc. Total, llegamos al Fresc-Co con un retraso de 45 minutos, cuando la mayoría de los allí asistentes ya estaban acabando de cenar y… ¡Estaban a punto de cerrar el servicio de cerveza! Jajaja. Menos mal que nosotros no bebemos y comemos más bien poco…

Tras el típico reparto de regalos entre los agraciados y comer una muy buena tarta de chocolate con galletas (creo), nos “desperdigamos” con la finalidad de ir a la zona del Benacantil, famosa por las concentraciones de jóvenes practicando deportes tales como el botellón, jajaja. Y, siguiendo las directrices, pues… ¡Nos dispusimos a lo mismo! Jajaja.

Tras un rato permanecer allí (sin beber, eso sí) riéndonos de la cruz roja iluminadísima en la puerta del cementerio y llamándolo “La Iglesia del Infierno”, vinieron los únicos que faltaban para completar la noche… ¡Los maderos! No sé si con porra en mano o no, repitieron varias veces que querían el rincón donde estábamos “más limpio de lo que estaba.” Yo me preguntaba cómo íbamos a hacer eso, debido a que en ese rincón ya habían depositado deshechos muchos otros mucho antes (el olor era insoportable).

Nosotros no tuvimos ningún altercado con ellos, así que nos agarramos de la manita como un par de primos y nos fuimos al barrio a pegar cuatro botes… Prácticamente pasamos todo el tiempo en “La Noche”, pegando saltos al ritmo de Dorian o Faithless y riéndonos de si Tere DJ tenía o no bigote… Jajaja. Después nos reencontramos en una plaza de la cual no recuerdo su nombre para ya despedirnos como buenos amigos que somos e irnos cada mochuelo a nuestro olivo…

No son demasiadas las fotos que hicimos… Si nos pasan alguna más, no os preocupéis que las iremos subiendo, :). Espero que te lo pasases bien, Salvita, sobre todo al ritmo de Imsomnia de Faithless (quieras o no, Tere DJ acertó… Jajaja). Muchas gracias por venir por mí para que pudiese acompañarte, :)

Os dejo con las fotos,

¡Besitos!