Bueno, bueno… ¡Feliz año 2010!

Que casi es otra vez Navidad y todavía no he subido las fotos de la anterior, jajaja. En fin, ha sido una gran Navidad en general, aunque Salva diga que no le gustan las Navidades… A mí sí que me han gustado, sobre todo porque ya son las segundas que pasamos juntos, :)

Hoy volvía a contemplar todas las fotos (no sólo las de Nochevieja, que son las que se han subido, sino todas las demás) y me he dado cuenta de todos los momentos que hemos pasado juntos… Y ya no sólo en Navidad, sino en el resto del año… Abro el álbum de mi graduación, y ahí estás… Abro el álbum de Hogueras, y ahí estás… Abro el álbum de cualquier concierto, y ahí estás (bueno, eso porque te conviene, jajaja)… En definitiva… ¡Que estás en todas partes, como Dios! Jajaja.

Hemos pasado juntos muchos momentos de esta Navidad, pero sobre todo, Nochevieja, momento en el que, en cada año, nos juntamos con todos para cenar, comer las uvas juntos y, sobre todo… ¡Cantar! Jajaja.

Este año, la Nochevieja se celebró en el piso que Carlos tiene pillado en Elche, bastante grande y ubicado en pleno centro (que eso es lo que más mola). Y nada, por vez primera, todos y cada uno de los miembros del grupo venían desde Rusia, comiéndose todas las rotondas, perdiéndose por los callejones… Y todo ello para acabar sentados en una mesa para 12 (más de 20)… Jajaja.

Y es que… ¡Mira que estábamos guapos! ¿A que sí? Si lo podéis ver en las fotos… Chicas con falda, hombres encamisados… ¡Todo un lujo! La cena se desarrolló sin demasiados altercados (¡No demasiados, no! Los normales… :P) para después pasar a tomar las uvas, acompañados de la nueva Belén Esteban y su programa televisivo. Nosotros, como somos especiales, teníamos las uvas peladas… 😛

Después de cenar, se acercaron algunos más, y luego… ¡YA VINO LA FASE 2! Y es que… ¡No se les puede dejar solos con un par de micrófonos! ¿Y por qué? Porque el UltraStar triunfó durante la mayor parte de la noche… Temazos como “Dragones y Mazmorras”, “Ave María”, “Oliver y Benji”, o simplemente las peores del lloricas de Álex Ubago o Luís Miguel (el original) aporrearon nuestros oídos con nuestra más que melodiosa voz… ¡Para que luego digáis que no os gusta la pachanga y que sólo buena música! Sí, sí… Pues yo no me lo explico, pero Salvita… ¡Te las sabes todas! Jajaja… Que sí, que yo sé que sólo escuchas “lo bueno”, :P.

El final de la noche no llegó mucho más tarde, ya que, cuando se fueron quedando sin voz, se iban retirando a sus aposentos (en Rusia, claro). Los últimos fuimos Jorge, Maje, Salva y yo, que tras una partida (creo que no acabada) a un juego llamado Munchkin, nos fuimos a nuestros respectivos hogares… :)

Y os dejo con las fotos… ¡Salva! Aparece, que hace más de 10 meses que sólo escribo yo cosas… Jajaja. ¿Sigues vivo? 😛

¡Besotes!